Gelatina, flan, néctar jugo, manjar, mermelada, licor, café. Son algunas de los productos con valor agregado producidos a partir de la maca en el poblado de Ninacaca y villa de Pasco, región Pasco, que captaron la atención de visitantes del Gran Mercado de la feria Mistura.

“¿Gelatina de maca? ¿Flan de maca? ¿Y cómo se prepara? ¿Y para qué es bueno?” preguntaban más de uno. Inquietudes absueltas por la señora Betty Pérez Echevarría, una de las usuarias de los sistemas de riego de Foncodes, programa nacional del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Foncodes).

“La gelatina, el flan de maca y los demás productos que les ofrecemos son orgánicos, seleccionados a base de maca procesada técnicamente. La gelatina es fácil de preparar y es muy buena para tonificar el cerebro de los niños que estudian. Ah, y también mejora el rendimiento físico de los adultos”, explicaba la señora Pérez.

A propios y extraños no les quedaba más que comprar. “Oh, buen producto. Usted podría venderme la maca sin procesar? Puedo hacerle grandes pedidos”, preguntó un ciudadano brasileño.  A lo que la señora Perez responde de inmediato: “No, no le puedo vender maca en bruto, tengo que transformarlo en productos con valor agregado. Así vendo a mejor precio”.

A propósito, la señora Pérez Echevarría cuenta que hace poco ciudadanos chinos visitaron su localidad en Pasco y a varias familias les ofrecieron comprar maca en cantidades industriales, pero ellos no aceptaron, porque están convencidos de que con capacitación y asistencia técnica del Estado y de instituciones privadas pueden aprovechar mejor la materia prima para producir una gran variedad de productos.

Esta productora pasqueña conoce la maca desde la época de sus abuelos. “Ellos hacían trueque con otros productos llevados de otros pueblos. Cambiaban con gallinas, ollas, azúcar, fideos, jabón y otros comestibles. Hasta que un día, un ingeniero nos enseñó a fabricar harina, néctar,  y ahora producimos gelatina, flan, mermelada, café. Lo vendemos a un mejor precio”, manifiesta.

La señora Perez usuaria de los sistemas de riego de Foncodes, se muestra contenta por la gran aceptación de sus productos en Mistura. “Hemos tenidos buenas ventas. Fue una gran oportunidad haber llegado a la feria Mistura, sobre todo por los contactos de negocios”, revela.

Con la maca educa a sus hijos

La señora Bety Pérez revela que con la venta de la maca está educando a sus cuatro hijos. Los dos mayores ya terminaron en la universidad administración y contabilidad, el tercero estudia para ser abogado, y el último cursa la secundaria. “Mi familia era muy pobre, con la venta de los productos a base de maca estamos saliendo adelante”, refiere.

 

Indica que al igual que ella otras familias de Ninacaca, Villa Pasco y otras comunidades de la región Pasco con la maca están mejorando notablemente su economía y su nivel de vida.

Valor nutritivo

Según la los expertos la maca posee un alto valor proteico. Entre los beneficios para la salud: regula y aumenta la función del sistema endocrino, aliviar los síntomas del síndrome premenstrual y la menopausia, aumentar la fertilidad.

La maca es una planta herbácea nativa de los andes del Perú, donde se cultiva tanto por sus cualidades nutritivas como por su fama que  sostiene que sus raíces poseen propiedades que aumentan la fertilidad. Se cultiva a una altitud de 2700 a 4300 metros sobre el nivel del mar.

 

Martes, 16 de setiembre de 2014

Unidad de Comunicación e Imagen / FONCODES

Gelatina, flan, néctar jugo, manjar, mermelada, licor, café. Son algunas de los productos con valor agregado producidos a partir de la maca en el poblado de Ninacaca y villa de Pasco, región Pasco, que captaron la atención de visitantes del Gran Mercado de la feria Mistura.

“¿Gelatina de maca? ¿Flan de maca? ¿Y cómo se prepara? ¿Y para qué es bueno?” preguntaban más de uno. Inquietudes absueltas por la señora Betty Pérez Echevarría, una de las usuarias de los sistemas de riego de Foncodes, programa nacional del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Foncodes).

“La gelatina, el flan de maca y los demás productos que les ofrecemos son orgánicos, seleccionados a base de maca procesada técnicamente. La gelatina es fácil de preparar y es muy buena para tonificar el cerebro de los niños que estudian. Ah, y también mejora el rendimiento físico de los adultos”, explicaba la señora Pérez.

A propios y extraños no les quedaba más que comprar. “Oh, buen producto. Usted podría venderme la maca sin procesar? Puedo hacerle grandes pedidos”, preguntó un ciudadano brasileño.  A lo que la señora Perez responde de inmediato: “No, no le puedo vender maca en bruto, tengo que transformarlo en productos con valor agregado. Así vendo a mejor precio”.

A propósito, la señora Pérez Echevarría cuenta que hace poco ciudadanos chinos visitaron su localidad en Pasco y a varias familias les ofrecieron comprar maca en cantidades industriales, pero ellos no aceptaron, porque están convencidos de que con capacitación y asistencia técnica del Estado y de instituciones privadas pueden aprovechar mejor la materia prima para producir una gran variedad de productos.

Esta productora pasqueña conoce la maca desde la época de sus abuelos. “Ellos hacían trueque con otros productos llevados de otros pueblos. Cambiaban con gallinas, ollas, azúcar, fideos, jabón y otros comestibles. Hasta que un día, un ingeniero nos enseñó a fabricar harina, néctar,  y ahora producimos gelatina, flan, mermelada, café. Lo vendemos a un mejor precio”, manifiesta.

La señora Perez usuaria de los sistemas de riego de Foncodes, se muestra contenta por la gran aceptación de sus productos en Mistura. “Hemos tenidos buenas ventas. Fue una gran oportunidad haber llegado a la feria Mistura, sobre todo por los contactos de negocios”, revela.

Con la maca educa a sus hijos

La señora Bety Pérez revela que con la venta de la maca está educando a sus cuatro hijos. Los dos mayores ya terminaron en la universidad administración y contabilidad, el tercero estudia para ser abogado, y el último cursa la secundaria. “Mi familia era muy pobre, con la venta de los productos a base de maca estamos saliendo adelante”, refiere.

Indica que al igual que ella otras familias de Ninacaca, Villa Pasco y otras comunidades de la región Pasco con la maca están mejorando notablemente su economía y su nivel de vida.

Valor nutritivo

Según la los expertos la maca posee un alto valor proteico. Entre los beneficios para la salud: regula y aumenta la función del sistema endocrino, aliviar los síntomas del síndrome premenstrual y la menopausia, aumentar la fertilidad.

La maca es una planta herbácea nativa de los andes del Perú, donde se cultiva tanto por sus cualidades nutritivas como por su fama que  sostiene que sus raíces poseen propiedades que aumentan la fertilidad. Se cultiva a una altitud de 2700 a 4300 metros sobre el nivel del mar.

 

Martes, 16 de setiembre de 2014

Unidad de Comunicación e Imagen / FONCODES

Una variedad de piña que se cultiva en las comunidades del distrito de Chalamarca, en la provincia de Chota, Cajamarca, está sorprendiendo a los visitantes del Gran Mercado de Mistura 2014. Lo trajeron los pequeños productores asociados al proyecto Mi Chacra Emprendedora-Haku Wiñay de FONCODES, programa del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social.

Después de hacer degustar a quienes se animan a probarla, Roxana Irigoin Cubas, una campesina madre de dos niñas, comprueba que valió la pena traer desde El Triunfo y Marcopata mil unidades de esta fruta que ella y un grupo de campesinos cosecharon para presentarlos en Mistura.

Del lote de aproximadamente 2 toneladas y media, apenas le quedaban en stock hasta la tarde de hoy viernes unos 300 kilos. Roxana dice que espera retornar sin cargamento alguno, más bien con las manos llenas de ganancias para compartirlas con su coterráneos, pero sobre todo con un cúmulo de experiencias y aprendizajes de comercialización y venta que le ayudarán a  las familias productoras a ser exitosos en los mercados regionales.

Este tipo de piña tiene la corteza externa de color ligeramente rojiza, la pulpa es de color amarillo intenso con aroma peculiar, dulce y jugosa.

“Cultivamos esta piña desde hace muchos años, es la piña ‘portuguesa’ que producimos allá. Nosotros estamos a una altura de 2,350 metros sobre el nivel del mar, el clima es templado y hace calorcito, por eso nuestra piña es dulce”, dice doña Roxana, aclarando que se cultiva sin agroquímicos, y que puede comerse directamente en rodajas, picado en pequeños trozos, en ensalada de frutos, o en jugo, sin agregarle azúcar. También puede prepararse en almíbar o como mermelada.

Roxana Irigoin es usuaria del proyecto Haku Wiñay, mediante el cual recibe capacitación y asistencia técnica para el fortalecimiento de los sistemas de producción familiar, y para la implementación y desarrollo de planes de negocios rurales inclusivos, como lo está haciendo con la piña orgánica. Dependiendo de su tamaño, cada ejemplar lo vende a un costo variable entre 5 a 10 nuevos soles.

El proyecto Mi Chacra Emprendedora - Haku Wiñay de FONCODES está presente en las comunidades ubicadas en los centros poblados de Nogal, Miravalle, Rosaspampa, Bajo Chalamarca, Conga El Verde, Alto Verde, Santa Clara, Numbral, La Unión, Huayrasitana, Bella Andina, El Mirador y Nuevo Oriente del distrito de Chalamarca, en la provincia de Chota.

En todos estos territorios de Chalamarca, FONCODES está invirtiendo 4 millones 923 mil 383 nuevos soles para desarrollar capacidades productivas y emprendimientos rurales de 1,330 hogares usuarios.

LA NUMIA O ÑUÑA, EL FRIJOL ANDINO

Pero de Cajamarca también llegaron otros productores y yachachiq (maestros campesinos) que trabajan en el proyecto Haku Wiñay brindando capacitación en tecnologías productivas.

Omar Romero Santillán,  vive en el distrito de Condebamba, provincia de Cajabamba, región Cajamarca. Dice que es yachachiq, que cultiva ñuña o numia, como otros productores usuarios del proyecto.

“Nosotros en Condebamba la llamamos ñuña, es una especie de frijol nativo. Tenemos 52 variedades. Es una leguminosa nutritiva que se cultiva en sembríos asociados con el maíz. Contiene proteínas, minerales y carbohidratos”, dice Romero, quien llega por primera vez a Mistura.

“Puede prepararse como los frijoles comunes, para acompañar a los guisos de carnes o de cecina, pero también se come como la cancha de maíz luego de tostarla en ollas de barro. Se cocina mucho más rápido que el frijol, y el cultivo se adapta muy bien entre los 2 mil 400 a 3 mil metros sobre el nivel del mar. Cada kilo estamos vendiendo a 12 soles. Es un producto ecológico y oriundo del Perú”, afirma este joven campesino.

Omar trajo 250 kilogramos de diversas variedades, entre ellas pava, azul, cajamarquina, margarita, plomo, peruanita, frontina, conejita.

Como yachachiq trabaja para el proyecto Haku Wiñay, brindando asistencia técnica para producción de abono orgánico como compost y biol, riego tecnificado, manejo de cultivos ecológicos y manejo de plagas.

En los centros poblados de Chichir, Coima, Matibamba y Otuto del distrito de Condebamba, provincia de Cajabamba, el proyecto Haku Wiñay está invirtiendo otros 2 millones 142 mil 300 nuevos soles para 579 hogares usuarios.

En los cinco stands (167 al 171) de FONCODES en el Gran Mercado de Mistura, se exhiben y vende 80 diferentes productos naturales y procesados de 24 expositores, representantes de los usuarios del proyecto Haku Wiñay de 11 regiones de la sierra y selva del país.

 

Viernes 12 de setiembre de 2014

Unidad Territorial Cajamarca

Unidad de Comunicación e Imagen

Una variedad de piña que se cultiva en las comunidades del distrito de Chalamarca, en la provincia de Chota, Cajamarca, está sorprendiendo a los visitantes del Gran Mercado de Mistura 2014. Lo trajeron los pequeños productores asociados al proyecto Mi Chacra Emprendedora-Haku Wiñay de FONCODES, programa del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social.

Después de hacer degustar a quienes se animan a probarla, Roxana Irigoin Cubas, una campesina madre de dos niñas, comprueba que valió la pena traer desde El Triunfo y Marcopata mil unidades de esta fruta que ella y un grupo de campesinos cosecharon para presentarlos en Mistura.

Del lote de aproximadamente 2 toneladas y media, apenas le quedaban en stock hasta la tarde de hoy viernes unos 300 kilos. Roxana dice que espera retornar sin cargamento alguno, más bien con las manos llenas de ganancias para compartirlas con su coterráneos, pero sobre todo con un cúmulo de experiencias y aprendizajes de comercialización y venta que le ayudarán a  las familias productoras a ser exitosos en los mercados regionales.

Este tipo de piña tiene la corteza externa de color ligeramente rojiza, la pulpa es de color amarillo intenso con aroma peculiar, dulce y jugosa.

“Cultivamos esta piña desde hace muchos años, es la piña ‘portuguesa’ que producimos allá. Nosotros estamos a una altura de 2,350 metros sobre el nivel del mar, el clima es templado y hace calorcito, por eso nuestra piña es dulce”, dice doña Roxana, aclarando que se cultiva sin agroquímicos, y que puede comerse directamente en rodajas, picado en pequeños trozos, en ensalada de frutos, o en jugo, sin agregarle azúcar. También puede prepararse en almíbar o como mermelada.

Roxana Irigoin es usuaria del proyecto Haku Wiñay, mediante el cual recibe capacitación y asistencia técnica para el fortalecimiento de los sistemas de producción familiar, y para la implementación y desarrollo de planes de negocios rurales inclusivos, como lo está haciendo con la piña orgánica. Dependiendo de su tamaño, cada ejemplar lo vende a un costo variable entre 5 a 10 nuevos soles.

El proyecto Mi Chacra Emprendedora - Haku Wiñay de FONCODES está presente en las comunidades ubicadas en los centros poblados de Nogal, Miravalle, Rosaspampa, Bajo Chalamarca, Conga El Verde, Alto Verde, Santa Clara, Numbral, La Unión, Huayrasitana, Bella Andina, El Mirador y Nuevo Oriente del distrito de Chalamarca, en la provincia de Chota.

En todos estos territorios de Chalamarca, FONCODES está invirtiendo 4 millones 923 mil 383 nuevos soles para desarrollar capacidades productivas y emprendimientos rurales de 1,330 hogares usuarios.

LA NUMIA O ÑUÑA, EL FRIJOL ANDINO

Pero de Cajamarca también llegaron otros productores y yachachiq (maestros campesinos) que trabajan en el proyecto Haku Wiñay brindando capacitación en tecnologías productivas.

Omar Romero Santillán,  vive en el distrito de Condebamba, provincia de Cajabamba, región Cajamarca. Dice que es yachachiq, que cultiva ñuña o numia, como otros productores usuarios del proyecto.

“Nosotros en Condebamba la llamamos ñuña, es una especie de frijol nativo. Tenemos 52 variedades. Es una leguminosa nutritiva que se cultiva en sembríos asociados con el maíz. Contiene proteínas, minerales y carbohidratos”, dice Romero, quien llega por primera vez a Mistura.

“Puede prepararse como los frijoles comunes, para acompañar a los guisos de carnes o de cecina, pero también se come como la cancha de maíz luego de tostarla en ollas de barro. Se cocina mucho más rápido que el frijol, y el cultivo se adapta muy bien entre los 2 mil 400 a 3 mil metros sobre el nivel del mar. Cada kilo estamos vendiendo a 12 soles. Es un producto ecológico y oriundo del Perú”, afirma este joven campesino.

Omar trajo 250 kilogramos de diversas variedades, entre ellas pava, azul, cajamarquina, margarita, plomo, peruanita, frontina, conejita.

Como yachachiq trabaja para el proyecto Haku Wiñay, brindando asistencia técnica para producción de abono orgánico como compost y biol, riego tecnificado, manejo de cultivos ecológicos y manejo de plagas.

En los centros poblados de Chichir, Coima, Matibamba y Otuto del distrito de Condebamba, provincia de Cajabamba, el proyecto Haku Wiñay está invirtiendo otros 2 millones 142 mil 300 nuevos soles para 579 hogares usuarios.

En los cinco stands (167 al 171) de FONCODES en el Gran Mercado de Mistura, se exhiben y vende 80 diferentes productos naturales y procesados de 24 expositores, representantes de los usuarios del proyecto Haku Wiñay de 11 regiones de la sierra y selva del país.

 

Viernes 12 de setiembre de 2014

Unidad Territorial Cajamarca

Unidad de Comunicación e Imagen

Magdalena del Mar (Lima).- “No sabía si en la feria Mistura me comprarían rápido mis cuyes, pero me sorprendí cuando al segundo día nomas, un señor que se llama Fidel, que ya sabía el sabor del cuy pucarino, me pidió 25 para su fiesta familiar. Entonces, de inmediato mande traer más”, refiere emocionada la señora Lourdes Zuñiga Aguirre, vendedora de cuy envasado al vació en uno de los stands de Foncodes en el Gran Mercado de la Feria Mistura.

Este producto bandera, viene directamente, y sin intermediarios, desde el anexo de Asca, distrito de Pucará, provincia de Huancayo, región Junín. El cuy es uno de los 80 productos que ofrecen en Mistura los usuarios del proyecto Haku Wiñay del Fondo de Cooperación para el Desarrollo Social (Foncodes), programa Nacional del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis).

Tras disfrutar de los sabrosos potajes, el público asistente a se da una vuelta por el Gran Mercado de Mistura, y allí en una de los stands de Foncodes, es seducido por el cuy pucarino, fresco, muy bien presentado y envasado, con la asesoría del proyecto Haku Wiñay.

El atractivo precio de 20 nuevos soles, hizo que rápidamente se venda como pan caliente. Al quinto día ya se había vendido 150 cuyes, un record de ventas que lo sorprende y lo llena de alegría a esta madre de familia emprendedora. “Es la primera vez que estoy en la feria Mistura, hay mucho público. Ojalá la feria duraría más tiempo”, dice medio en broma.

La señora Lourdes, usuaria del proyecto Haku Wiñay de Foncodes, además de cuyes, ofrece también cebolla china y espinaca orgánica. Los tres productos con una esmerada presentación, que llaman la atención de propios y extraños. “No solo los peruanos, también los extranjeros preguntan por el cuy, quieren saber cuánto de grasa tiene, cuál es su poder nutritivo, y como se cría”, nos cuenta.

“Con el proyecto Haku Wiñay estamos aprendiendo a criar técnicamente el cuy, a envasarlo, y también nos ayudan a acceder a mercados y ferias. No hubiéramos podido llegar solos a Mistura. Este tipo de apoyo necesitamos del Estado”, enfatiza esta campesina del poblado de Asca, bastante motivada con este proyecto productivo de Foncodes que, dice, les está enseñando a progresar por sí misma. “Con la crianza de cuyes, y el cultivo de hortalizas podemos alimentarnos mejor y educar a nuestros hijos”, manifiesta.

La señora Lourdes nos cuenta que con el proyecto Haku Wiñay han aprendido muchas cosas que antes ignoraban como criar los cuyes en galpones, ya no dentro de la casa, a cultivar hortalizas, a cultivar cereales y otros alimentos con riego tecnificado, a producir abono orgánico, a tener la vivienda saludable y  hasta ahorrar dinero. Todo ello con la permanente asistencia técnica de los yachachiq. “Para nosotros el cuy y las hortalizas se ha convertido en una mina de oro, lo vendemos en el mercado de Huancayo. Quisiéramos que haya otras ferias como Mistura para hacernos más cocidos”.

Receta de cuy

El cuy chactado es uno de los platos típicos que se prepara en regiones como Arequipa; en cambio Junín y en otras regiones lo prefieren frito acompañado con papas o mote. Pero también se prepara en diversas formas, de acuerdo a la costumbre de cada región.

La señora Lourdes tiene su receta para preparar el cuy. “Una vez que el cuy está pelado, se sancocha, luego se cubre con sal, se adereza y se fríe. Se acompaña con papas sancochadas y ensaladita. Sale sabrosito”, dice como disfrutando del potaje.

Recomienda que para que el cuy se críe sano se debe alimentar con alfalfa, maíz y algunas cáscaras de alimentos.

Variedades de raza

En el Perú hay dos razas principales de cuy para alimentación, raza Perú, y la raza andina. Se diferencia por sus colores y tamaño. Por ejemplo, el primero tiene el color rojo y blanco, y  se caracteriza por tener buena conformación cárnica, ser precoz (es decir, tiene un rápido crecimiento o engorde) y ser poco prolífica. La segunda es de color blanco y ojos negros,  tiene buena conformación y es prolífica, pero menos precoz que la raza Perú.

Asimismo están la línea Inti que es forrajero y sus colores son amarillos o bayos con blanco. También están las líneas Inca, Cieneguilla y La Molina, con variadas características.

 

Viernes, 12 de setiembre de 2014

Unidad de Comunicación e Imagen / FONCODES

Magdalena del Mar (Lima).- “No sabía si en la feria Mistura me comprarían rápido mis cuyes, pero me sorprendí cuando al segundo día nomas, un señor que se llama Fidel, que ya sabía el sabor del cuy pucarino, me pidió 25 para su fiesta familiar. Entonces, de inmediato mande traer más”, refiere emocionada la señora Lourdes Zuñiga Aguirre, vendedora de cuy envasado al vació en uno de los stands de Foncodes en el Gran Mercado de la Feria Mistura.

Este producto bandera, viene directamente, y sin intermediarios, desde el anexo de Asca, distrito de Pucará, provincia de Huancayo, región Junín. El cuy es uno de los 80 productos que ofrecen en Mistura los usuarios del proyecto Haku Wiñay del Fondo de Cooperación para el Desarrollo Social (Foncodes), programa Nacional del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis).

Tras disfrutar de los sabrosos potajes, el público asistente a se da una vuelta por el Gran Mercado de Mistura, y allí en una de los stands de Foncodes, es seducido por el cuy pucarino, fresco, muy bien presentado y envasado, con la asesoría del proyecto Haku Wiñay.

El atractivo precio de 20 nuevos soles, hizo que rápidamente se venda como pan caliente. Al quinto día ya se había vendido 150 cuyes, un record de ventas que lo sorprende y lo llena de alegría a esta madre de familia emprendedora. “Es la primera vez que estoy en la feria Mistura, hay mucho público. Ojalá la feria duraría más tiempo”, dice medio en broma.

La señora Lourdes, usuaria del proyecto Haku Wiñay de Foncodes, además de cuyes, ofrece también cebolla china y espinaca orgánica. Los tres productos con una esmerada presentación, que llaman la atención de propios y extraños. “No solo los peruanos, también los extranjeros preguntan por el cuy, quieren saber cuánto de grasa tiene, cuál es su poder nutritivo, y como se cría”, nos cuenta.

“Con el proyecto Haku Wiñay estamos aprendiendo a criar técnicamente el cuy, a envasarlo, y también nos ayudan a acceder a mercados y ferias. No hubiéramos podido llegar solos a Mistura. Este tipo de apoyo necesitamos del Estado”, enfatiza esta campesina del poblado de Asca, bastante motivada con este proyecto productivo de Foncodes que, dice, les está enseñando a progresar por sí misma. “Con la crianza de cuyes, y el cultivo de hortalizas podemos alimentarnos mejor y educar a nuestros hijos”, manifiesta.

La señora Lourdes nos cuenta que con el proyecto Haku Wiñay han aprendido muchas cosas que antes ignoraban como criar los cuyes en galpones, ya no dentro de la casa, a cultivar hortalizas, a cultivar cereales y otros alimentos con riego tecnificado, a producir abono orgánico, a tener la vivienda saludable y  hasta ahorrar dinero. Todo ello con la permanente asistencia técnica de los yachachiq. “Para nosotros el cuy y las hortalizas se ha convertido en una mina de oro, lo vendemos en el mercado de Huancayo. Quisiéramos que haya otras ferias como Mistura para hacernos más cocidos”.

Receta de cuy

El cuy chactado es uno de los platos típicos que se prepara en regiones como Arequipa; en cambio Junín y en otras regiones lo prefieren frito acompañado con papas o mote. Pero también se prepara en diversas formas, de acuerdo a la costumbre de cada región.

La señora Lourdes tiene su receta para preparar el cuy. “Una vez que el cuy está pelado, se sancocha, luego se cubre con sal, se adereza y se fríe. Se acompaña con papas sancochadas y ensaladita. Sale sabrosito”, dice como disfrutando del potaje.

Recomienda que para que el cuy se críe sano se debe alimentar con alfalfa, maíz y algunas cáscaras de alimentos.

Variedades de raza

En el Perú hay dos razas principales de cuy para alimentación, raza Perú, y la raza andina. Se diferencia por sus colores y tamaño. Por ejemplo, el primero tiene el color rojo y blanco, y  se caracteriza por tener buena conformación cárnica, ser precoz (es decir, tiene un rápido crecimiento o engorde) y ser poco prolífica. La segunda es de color blanco y ojos negros,  tiene buena conformación y es prolífica, pero menos precoz que la raza Perú.

Asimismo están la línea Inti que es forrajero y sus colores son amarillos o bayos con blanco. También están las líneas Inca, Cieneguilla y La Molina, con variadas características.

 

Viernes, 12 de setiembre de 2014

Unidad de Comunicación e Imagen / FONCODES

Un sistema de riego y dos trochas carrozables que complementarán el desarrollo del proyecto Mi Chacra Emprendedora-Haku Wiñay en centros poblados de los distritos de Yauli y Anta, en las provincias de Huancavelica y Acobamba, región Huancavelica, fueron inauguradas y entregadas en uso por el director ejecutivo de Foncodes, Joselyn Valer Rojas y autoridades locales y comunales.

El sistema de riego Ñahuincucho – Pampalco en el distrito de Anta, comprende un reservorio de agua, infraestructura de captación, canal de riego, tomas laterales y compuertas. Demandó una inversión de 467 mil 284.00 nuevos soles y beneficiará a más de 210 familias de la zona,  usuarios del proyecto Haku Wiñay, que mejorarán y diversificarán la producción de hortalizas para mejora el consumo familiar pues dispondrán del recurso hídrico para el riego por aspersión en sus huertos y parcelas.

Las trochas carrozables construidas y mejoradas a lo largo de 7 kilómetros, benefician a 581 familias y conectarán a los centros poblados de  Ccaccamarca, Ccarhuacc, Chacra Huaycco y Husnupata del distrito de Yauli. La inversión fue de 1 millón 273 mil 985 nuevos soles. Estas obras tienen la finalidad de dotar del acceso vial para el transporte de productos a los campesinos, en su gran mayoría agricultores y artesanos.

Durante la entrega de los proyectos, que se cumplió el martes 9 de septiembre, el director ejecutivo de Foncodes, Joselyn Valer Rojas, pidió a los pobladores cuidar y darle mantenimiento a las obras para que faciliten las actividades económicas y productivas de las familias huancavelicanas.

Sostuvo que la preocupación del Estado y de la ministra de Desarrollo e Inclusión Social, Paola Bustamante, es mejorar la calidad de vida de los que más necesitan con proyectos como de Haku Wiñay, que están dirigidas a las familias, para desarrollar sus capacidades productivas, mejoras sus viviendas y apoyarles en sus negocios rurales inclusivos.

Por su parte, el representante de la Municipalidad Distrital de Yauli, Félix Mayhua Ccanto, señaló que las obras son parte del desarrollo de los pueblos, por lo que los comuneros y la autoridad local deben realizar el mantenimiento permanente y aprovecharlo para producir y alimentar mejor a nuestros hijos, para que tengan buena educación y sean buenos ciudadanos.   

FONCODES, programa nacional del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), trabaja en la generación de oportunidades económicas sostenibles para los hogares rurales a través del proyecto Haku Wiñay. Actualmente en los distritos de Yauli y Anta tiene una inversión total de 3 millones 507 mil 883 nuevos soles y trabaja con mil 272 familias.

 

Viernes 12 de setiembre de 2014

Unidad Territorial Huancavelica

Unidad de Comunicación e Imagen 

Campesinos productores de la famosa “papayita sandina”, usuarios del proyecto Mi Chacra Emprendedora Haku Wiñay-Noa Jayatai de FONCODES, están presentes en la VII Feria Internacional Gastronómica Mistura 2014 que se realiza en Lima, en la Costa Verde, en el  distrito de Magdalena.

El producto bandera de la provincia de Sandia, en la ceja de selva de la región Puno, se presenta como fruta natural y como  producto procesado: papayita en almíbar y néctar de papayita en presentaciones de 250 y 500 mililitros.

Los campesinos Dacio Quenalla Apaza y Marcos Yncalla Lipa, presidente y secretario del Núcleo Ejecutor Central (NEC) Sandia del proyecto que financia FONCODES, representan a   428 productores de papaya del distrito de Sandia.

En Mistura están compartiendo con los asistentes al Gran Mercado, las bondades nutritivas y curativas de esta fruta que se caracteriza por su pequeño tamaño, su sabor y aroma peculiar, alto contenido de vitamina A, C y las vitaminas del complejo B. Es rica en minerales así como en enzimas digestivas.

“Es un producto muy bueno para los riñones (diurético), para el hígado, ayuda a la  digestión, es antiinflamatorio”, aseguran Dacio Quenalla y Marcos Yncalla, quienes viven en las comunidades de Quiaca Ayllu y Aricato del distrito y provincia de Sandia. En Mistura, están ofreciendo cada día sus productos, con degustaciones muy solicitadas.

“Nuestra papayita que cultivamos es pequeña pero muy nutritiva y curativa. Tiene un sabor especial. Estamos trabajando con el proyecto Haku Wiñay de FONCODES. Ganamos un concurso de negocios rurales y estamos aquí”, dijo Marcos Yncalla.

El proyecto  Mi Chacra Emprendedora está trabajando con los pequeños productores de la papayita sandina (mucho más pequeña que la papaya tropical común) para fortalecer y desarrollar sus capacidades productivas, promover sus emprendimientos económicos y articularlos al mercado.

Los productores están recibiendo asistencia técnica y capacitación, que incluye mediante riego y cultivo tecnificado, uso de abonos orgánicos como el compost y biol (abono foliar), así como guano de isla y roca fosfórica. Se capacitan en el manejo de la siembra, cultivo y cosecha, así como en el manejo de plagas y todo el proceso de producción. La inversión en todas estas tecnologías es de 238 mil 342 nuevos soles, aseguró el jefe de FONCODES en la región Puno, Lucio Ticona Carrizales.

Estos campesinos cultivan también granadilla, chirimoyas y otras especies. El clima del distrito de Sandia, es muy favorable para estos frutos, pero es la papayita sandina, la que hoy está presente en Mistura 2014, explicó el representante de FONCODES, uno de los cinco programas sociales del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social.

Lucio Carrizales recordó que el proyecto Mi Chacra Emprendedora Haku Wiñay-Noa Jayatai (que significan ‘vamos a crecer’ en quechua y en idioma shibipo-conibo) tiene programada una inversión de 1 millón 583 mil 600 nuevos soles solo en el distrito de Sandia, en la provincia del mismo nombre.

El proyecto Mi Chacra Emprendedora, ganador del Premio Buenas Prácticas en Gestión Pública 2014 en la categoría “Inclusión Social”,  trabaja a la fecha con 58 mil 395 hogares rurales de 658 centros poblados de 119 distritos de 17 regiones de la sierra y selva del país.

 

Miércoles 10 de setiembre de 2014

Unidad Territorial Puno

Unidad de Comunicación e Imagen

Campesinos productores de la famosa “papayita sandina”, usuarios del proyecto Mi Chacra Emprendedora Haku Wiñay-Noa Jayatai de FONCODES, están presentes en la VII Feria Internacional Gastronómica Mistura 2014 que se realiza en Lima, en la Costa Verde, en el  distrito de Magdalena.

El producto bandera de la provincia de Sandia, en la ceja de selva de la región Puno, se presenta como fruta natural y como  producto procesado: papayita en almíbar y néctar de papayita en presentaciones de 250 y 500 mililitros.

Los campesinos Dacio Quenalla Apaza y Marcos Yncalla Lipa, presidente y secretario del Núcleo Ejecutor Central (NEC) Sandia del proyecto que financia FONCODES, representan a   428 productores de papaya del distrito de Sandia.

En Mistura están compartiendo con los asistentes al Gran Mercado, las bondades nutritivas y curativas de esta fruta que se caracteriza por su pequeño tamaño, su sabor y aroma peculiar, alto contenido de vitamina A, C y las vitaminas del complejo B. Es rica en minerales así como en enzimas digestivas.

“Es un producto muy bueno para los riñones (diurético), para el hígado, ayuda a la  digestión, es antiinflamatorio”, aseguran Dacio Quenalla y Marcos Yncalla, quienes viven en las comunidades de Quiaca Ayllu y Aricato del distrito y provincia de Sandia. En Mistura, están ofreciendo cada día sus productos, con degustaciones muy solicitadas.

“Nuestra papayita que cultivamos es pequeña pero muy nutritiva y curativa. Tiene un sabor especial. Estamos trabajando con el proyecto Haku Wiñay de FONCODES. Ganamos un concurso de negocios rurales y estamos aquí”, dijo Marcos Yncalla.

El proyecto  Mi Chacra Emprendedora está trabajando con los pequeños productores de la papayita sandina (mucho más pequeña que la papaya tropical común) para fortalecer y desarrollar sus capacidades productivas, promover sus emprendimientos económicos y articularlos al mercado.

Los productores están recibiendo asistencia técnica y capacitación, que incluye mediante riego y cultivo tecnificado, uso de abonos orgánicos como el compost y biol (abono foliar), así como guano de isla y roca fosfórica. Se capacitan en el manejo de la siembra, cultivo y cosecha, así como en el manejo de plagas y todo el proceso de producción. La inversión en todas estas tecnologías es de 238 mil 342 nuevos soles, aseguró el jefe de FONCODES en la región Puno, Lucio Ticona Carrizales.

Estos campesinos cultivan también granadilla, chirimoyas y otras especies. El clima del distrito de Sandia, es muy favorable para estos frutos, pero es la papayita sandina, la que hoy está presente en Mistura 2014, explicó el representante de FONCODES, uno de los cinco programas sociales del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social.

Lucio Carrizales recordó que el proyecto Mi Chacra Emprendedora Haku Wiñay-Noa Jayatai (que significan ‘vamos a crecer’ en quechua y en idioma shibipo-conibo) tiene programada una inversión de 1 millón 583 mil 600 nuevos soles solo en el distrito de Sandia, en la provincia del mismo nombre.

El proyecto Mi Chacra Emprendedora, ganador del Premio Buenas Prácticas en Gestión Pública 2014 en la categoría “Inclusión Social”,  trabaja a la fecha con 58 mil 395 hogares rurales de 658 centros poblados de 119 distritos de 17 regiones de la sierra y selva del país.

 

Miércoles 10 de setiembre de 2014

Unidad Territorial Puno

Unidad de Comunicación e Imagen

Esta mañana visitaron la viceministra de Prestaciones Sociales del Midis y director ejecutivo de FONCODES.

Gran acogida vienen teniendo entre el público asistente al Gran Mercado de la feria Mistura, los diversos productos ofrecidos por los usuarios del proyecto Haku Wiñay de Foncodes, programa nacional del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis).

Los cerca de 80 productos puestos a la vista del público limeño – y también de los extranjeros – en los cinco stands (167 al 171) de Foncodes, que provienen de 11 regiones, donde fueron producidos en forma ecológica, con abonos orgánicos, hecho que los hacen más atractivos.

En estos cuatro días que lleva la feria Mistura, productos como el cuy sellado al vació traído de Huancayo; harina de maca de Pasco; yogurt, queso, quinua y kiwicha de Huancavelica, polen y la miel de abeja de Oxapampa, pan siete semillas y papas nativas de Ayacucho, son los más solicitados, los demás también tienen acogida, pero en menor escala. En conjunto las ventas ascienden a S/. 16, 400 nuevos soles.

La viceministra de Prestaciones Sociales del Midis, Norma Vidal Añaños, y el director ejecutivo de Foncodes, Joselyn Valer Rojas, dialogaron con los productores, durante una visita realizada en las primeras horas de la mañana de hoy.

“La mejor forma de apoyar a los productores es adquiriendo sus productos”, dijo la viceministra, tras destacar su alta calidad, y el hecho de ser totalmente orgánicos.

Por su parte, el titular de FONCODES, dijo que los productos que se exhiben en la feria Mistura es el fruto del trabajo que realizan las familias rurales con el proyecto Haku Wiñay. “La feria Mistura es una excelente oportunidad y una motivación para que los pequeños productores”, indicó.

La mayoría de los productos tienen precios justos y accesibles. Por ejemplo,  S/. 1.00 cada pan chapla de siete semillas y S/. 2.50 el kilo de papas nativas: sangre de toro, pusaicu, clavilina, puma maqui, macho huayro, llamaparurun, y otras variedades, traídos de la generosa tierra de Vinchos, Ayacucho.

Asimismo a S/. 5.00 el litro de yogurt  frutado de Ccosnipuquio, distrito de Acoria, Huancavelica; a S. 2.00 el atado de espinaca y a S/. 2.00 la cebolla china. Hay también productos con otros precios como el cuy sellado al vacío a S/. 20.00, la miel de abeja envasada a S/.15.00.

Los 24 pequeños productores usuarios del proyecto de desarrollo de capacidades  de Haku Wiñay, ofrecen productos recién cosechados y otros procesados con valor agregado, fruto del arduo trabajo de las familias rurales, donde interviene Foncodes.

Se puede encontrar además panela granulada y menestras de Piura; palta fuerte y chirimoya de la sierra de Lima; quinua blanca, kiwicha, chía, miel de abeja, polimiel de Abancay; quinua, tarwi, muña deshidratada y numia de Áncash.

Asimismo miel de abeja, siete semillas pre cocidas, morón de cebada, morón americano, trigo pelado, crema de habas y arvejas, polen de abeja, pan de siete semillas, pan dulce, queso andino, manjar blanco, queso fresco de Ayacucho; yogurt, pan de trigo, quinua y kiwicha de Huancavelica.

Néctar de sauco, aguaymanto, mermelada de sauco, vino de sauco, licor de maca, miel de abeja, polen de abeja, mermelada de aguaymanto, mermelada de quito quito, mermelada de granadilla, café, miel de abeja, polen, encurtidos y harina pre cocida de maca de Pasco, entre otros.

El proyecto Haku Wiñay de FONCODES, está orientado al incremento de los ingresos autónomos de los hogares rurales en situación de pobreza para lograr su inclusión económica, facilitándoles el acceso a los mercados.

FONCODES  a través del proyecto Haku Wiñay, ganador del Premio Buenas Prácticas en Gestión Pública 2014 en la categoría “Inclusión Social”,  atiende actualmente a 58 mil 395 hogares rurales de 658 centros poblados de 119 distritos de 17 regiones de la sierra y selva.

 

Jueves, 8 de setiembre de 2014

Unidad de Comunicación e Imagen/ FONCODES

© 2011-2015, FONCODES - Reservados todos los derechos
Dirección: Av. Paseo de la República 3101, San Isidro - Lima - Perú
Central Telefónica: (01) 311-8900
0001612628
Powered by Joomla 1.7 Templates